lunes, 16 de julio de 2018

» Fondo documental » Detalle de documento


SEDE AVILÉS:
Plaza Pedro Menéndez, 3 - 3º B
33402 Avilés (Asturias)
Tel: 985 56 80 61
985 52 07 73
Fax: 984 05 28 13

Premio autonom@s 2005
"Empresa joven e innovadora"
FAPEA



Certificada con
el sello e-empresa
Empresa certificada con el sello e-empresa



Red Pacto Mundial
Naciones Unidas
Red pacto Mundial Naciones Unidas



Firmante del
Charter de la Diversidad

Firmante del Charter de la Diversidad



Web promovido por Aviles Ciudad Digital



09/06/2002
PONENCIA " MUJER Y AUTOEMPLEO"




PONENCIA : MUJER Y AUTOEMPLEO
Viernes 7 de Junio 19:30
Biblioteca Jovellanos Gijón
Organiza P.P. de Gijón



Introducción:

Buenas tardes a todas y a todos, en primer lugar quiero agradecer en nombre de ASEM la invitación formulada por el Partido Popular de Gijón, para participar en estas jornadas sobre “ Mujer y Empresa”.

El título de mi ponencia, “ Mujer y Autoempleo”, es hoy en día un tema de actualidad, dada la relevancia que está adquiriendo esta modalidad de empleo dentro del colectivo femenino, revelándose como una verdadera alternativa profesional y una salida al desempleo, que es especialmente preocupante entre las mujeres.

Me gustaría centrar el tema analizando tres conceptos claves : el autoempleo, el emprendedor/ora y el empresario/a, que muchas veces se confunden por no estar bien definidos, o por superponerse unos a otros.

Este análisis lo abordaré de una forma general, sin distinciones de sexo, que muchas veces son más ficticias que reales y en otras interesadas, para luego esbozar la posición de la mujer en cada una de estas realidades.

Por otra parte, estas reflexiones acerca del autoempleo, los emprendedores y la empresa, están basadas en mi experiencia como Consultora de Empresas, que durante 7 años me ha hecho conocer a más de 200 empresarios y empresarias, sus problemas, sus inquietudes, la puesta en marcha de su negocio y la gestión del día a día de su empresa, complementada dicha experiencia con el trabajo que a través de la ASOCIACIÓN EMPRESA MUJER hemos desarrollado en el campo de los emprendedores, a través de talleres, jornadas de sensibilización y la Dirección del I y II FORO DE EMPRENDEDORES.

Intentare ilustrar estás reflexiones con datos extraídos de distintos estudios sobre las cuestiones abordadas.













La emprendedora/el emprendedor:

Todo comienza con una idea, una inquietud, un motivo para iniciar una nueva andadura, en definitiva para emprender. EMPRENDER significa < acometer y comenzar una obra o empresa ( entendiendo empresa en términos generales que expresa acción ardua y dificultosa que valerosamente se comienza> según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, y EMPRENDEDOR se define igualmente por el Diccionario como < persona que emprende acciones dificultosas> siendo sus sinónimos los de decido, audaz

Ni más ni menos, algo que a lo largo de nuestra vida todos hemos hecho alguna vez, pues emprender no es patrimonio exclusivo del mundo empresarial y de las empresarias.
Emprender es decidir que una idea, un propósito, un deseo se convierta en realidad, para ello previamente habremos analizado en función de la información disponible y aplicable al caso cual es la mejor forma de llevar nuestra idea a cabo, y las acciones necesarias para ello y por supuesto ejecutar esas acciones en la forma previamente planificada.

Emprender puede ser un cambio de casa, un nuevo trabajo, una nueva vida, o crear una empresa.

Quizás con tanta información sobre los emprendedores, tantos programas de apoyo al emprendedor, nos hemos despistado, nos hemos olvidado que los emprendedores son personas con un espíritu especial y que los podemos encontrar como voluntarios de una entidad sin ánimo de lucro, haciendo empresa, trabajando para otros....

Claro está que ese espíritu especial, esa forma de entender la vida es esencial en el ámbito empresarial, e identificamos ese espíritu con habilidades como :

- Iniciativa, Planificación, Tenacidad, Creatividad, Actitud positiva, capacidad para sobreponerse al fracaso, Toma de decisiones, Visión y proyección de futuro y alguna más

Y debemos preguntarnos ahora, esas habilidades se dan de manera desigual en hombres y mujeres, carecen las mujeres de la habilidad para emprender, el emprendedor nace o se hace.
Nadie puede negar la tenacidad, la decisión, la iniciativa de las mujeres, su capacidad para sobreponerse a las dificultades y a una historia totalmente adversa que las ha apartado durante siglos de la sociedad relegándolas a un plano secundario. Nuestra situación actual en los países occidentales son fruto de todas esas aptitudes y aún seguimos luchando. La historia está llena de emprendedoras: guerreras como Juana de Arco, Reinas como Isabel La Católica, las sufragistas, empresarias y directivas..



Sin embargo emprender no es fácil porque a veces las trabas atacan desde fuera, del entorno, y en esto si que las mujeres tienen mayores dificultades ajenas a ellas mismas, dificultades muchas de ella consecuencia de una historia, una cultura, una mentalidad difícil de superar.

Del estudio realizado por el Instituto Asturiano de la Mujer el pasado año 2001 sobre las empresarias y las emprendedoras en Asturias se señalan como principales barreras para emprender :

- La falta de apoyo familiar en un 62% lo que genera mayor stress, menos tiempo.
• en otros países de la Unión Europea esté problema es menor puesto que existe un mayor reparto de cargas familiares.
- Las dificultades para conseguir financiación
- Desconocimiento de la realidad empresarial.

Estos datos se corroboran con el estudio realizado por nuestra asociación con ocasión del I FORO DE EMPRENDEDORES celebrado en el año 2000 identificándose como principales barreras las dificultades para obtener financiación y el desconocimiento de lo que es la empresa, dificultades que sin embargo se vieron atenuadas tras finalizar el Foro dado que los talleres para emprendedores y la elaboración de un buen plan de negocio y su adecuada presentación se revelaban como un arma eficaz para vencer estas barreras, todo lo cual demuestra que el emprendedor se hace.

Las mujeres están emprendiendo, venciendo todas las barreras, lo hemos visto recientemente en la presentación de proyectos empresariales en los Semilleros de Empresas de los centros de Val Nalón y La Curtidora, donde el 50% y el 80% respectivamente de los proyectos presentados correspondían a mujeres. Lo hemos corroborado con la convocatoria del I Concurso de Proyectos Empresariales llevada a cabo por ASEM en Abril de este año, donde el 100% de los proyectos presentados lo fueron de mujeres.


El Autoempleo:

¿ Por qué las mujeres se están lanzando a emprender?, mayoritariamente para salir de la situación de desempleo, así lo revelan los datos extraídos del estudio del Instituto de la Mujer anteriormente citado, así como las encuestas realizadas con ocasión del I y II Foro de Emprendedoras por nuestra Asociación.
Así lo corroboran las políticas sobre empleo adoptadas por la Unión Europea, El espíritu de empresa es uno de los cuatro pilares de la estrategia europea para el empleo según se plasma en la Comunicación de la Comisión Europea a los Estados Miembros por la que se establecen las orientaciones relativas a la iniciativa comunitaria EQUAL de Abril del 2000, iniciativa comunitaria que pretende desarrollar nuevas maneras de aplicar las políticas de empleo. En este sentido el programa Equal “ La igualdad crea empleo” promovido por el Instituto Asturiano de la Mujer y en el que ASEM participa, se centra en el autoempleo como alternativa para luchar contra el paro femenino en Asturias.

Nuestra elevada tasa de desempleo en el conjunto del territorio español, explica probablemente que España sea el tercer país europeo con mayor espíritu emprendedor, según la clasificación realizada por la Comisión Europea, detrás de Grecia y Portugal, razón ésta que apunta el Director de la Fundación Incyde, junto con la actuación desarrollada por las Administraciones Publicas en orden a potenciar la creación de empresas.










Pero me pregunto yo, si el espíritu emprendedor, debe depender de una coyuntura económico-social como la tasa de paro, que pasaría si en España el 95% de la población en edad de trabajar encontrara trabajo por cuenta ajena, se seguiría dando ese espíritu emprendedor.
Sin duda los poderes públicos deben potenciar ese espíritu, facilitando las condiciones económicas que hagan posible su desarrollo, introduciendo en el sistema educativo conceptos como el acuñado en Estados Unidos allá por los años 80 con el vocablo ENTREPRENEURSHIP o conjunto de habilidades necesarias para ser emprendedor y crear una empresa con futuro, sistema de formación promoción del autoempleo, pero no creo que podamos hablar de que en España hay un fuerte espíritu emprendedor por el hecho de que el 60% de los españoles prefieran ser empresarios a trabajar por cuenta ajena, porque de preferir a efectivamente llevar a cabo hay un trecho importante y por que en todo caso no habría un espíritu emprendedor si no una respuesta a una situación.

Todo ello desemboca en el fenómeno que hoy nos ocupa, el AUTOEMPLEO, digo fenómeno porque se ha extendido su utilización, porque se ha empezado a acuñar el término al revelarse como una alternativa profesional para un gran número de personas, y principalmente para las mujeres que encuentran mayores dificultades para encontrar trabajo por cuenta ajena y que cuando lo encuentran aún siguen percibiendo sueldos más bajos que los hombres en los mismos puestos.

Hace años, no hablábamos de autoempleo, simplemente había empresarios y trabajadores, ahora parece que surge una nueva categoría, el auto empleado que es algo así como trabajador y empresario a la vez.

Porque en definitiva el autoempleo, es la creación del propio puesto de trabajo, trabajar para uno mismo, y aunque está debería ser la motivación principal, pues autoempleo indica autonomía, independencia, el fenómeno no surge porque se hayan identificado estas características entre nuestra población , sino como respuesta a una realidad el desempleo y las dificultades para encontrar trabajo por cuenta ajena. El auto empleado, hombre o mujer, porque aquí la situación de partida es la misma, más acentuada quizás entre las mujeres por su alta tasa de paro, primero ha intentado encontrar trabajo como asalariado y ante las tentativas fallidas, las trabas existentes y la situación del mercado laboral, deciden optar por la otra alternativa crearse su propio puesto de trabajo, y aquí es donde enlazamos con la figura del emprendedor, puesto que está decisión de autoemplearse implica emprender, adentrarse en un nuevo mundo el de la empresa.

Así autoempleo y emprendedores están ligados por una motivación, la de encontrar un trabajo, un trabajo que uno mismo se crea.
En este aspecto los estudios ya citados revelan que la principal razón para emprender tanto en hombres como en mujeres es la de trabajar, la de buscarse un medio de vida y de subsistencia y en algunos casos el deseo de independencia de autonomía.





De nuevo aquí las diferencias entre hombres y mujeres, son más externas que internas, pues las razones para autoemplearse son las mismas, la forma de hacerlo tampoco difiere en cuanto a formas jurídicas elegidas, tamaños de las empresas, sí quizás en cuanto a los sectores de actividad. Las dificultades son las mismas que las reseñadas en la exposición sobre los emprendedores: difícil conciliación vida familiar y laboral, obtención de apoyos económicos, desconocimiento de la realidad empresarial.


La empresaria/o :


A partir de aquí los auto empleados podemos calificarlos según varios criterios ( edad, sexo, sector de actividad, situación previa, forma jurídica...) aunque hoy me parece especialmente interesante hacer referencia a una clasificación que tiene mucho que ver con el espíritu emprendedor y lo que significa ser empresario.

Esta clasificación podemos resumirla en la idea de que hay auto empleados cuya motivación inicial de buscarse un trabajo y medio de vida ( subsistencia) se mantiene a lo largo de toda su vida profesional y otros en los que esa motivación inicial se ve superada por el camino y comienzan a experimentar la idea de crecimiento, de cultura de empresa, o bien experimentan esa motivación desde el inicio, es una disyuntiva entre conservar y progresar, entres subsistencia y crecimiento, entre trabajo y empresa.

No estamos negando la condición de empresario a los primeros, puesto que en definitiva empresario no es más que el titular de una empresa, una unidad económica que combina los factores de la producción ( trabajo, tierra y capital) para la obtención de bienes y servicios, simplemente creemos que la verdadera cultura empresarial, emprendedora, generadora de riqueza es aquella en la que la visión de futuro, el crecimiento, la innovación, la diferenciación, la orientación al mercado, juegan un papel importante.

Ya hemos conseguido interrelacionar los tres conceptos inicialmente esbozados, emprendedor, autoempleo, empresario.

Introduzco un matiz más, empresario semánticamente se une a titularidad, es ostentar la titularidad o propiedad de una unidad económica que es la empresa, ello no implica que además participemos en la gestión de la misma, y mucho menos que desempeñemos un trabajo o una actividad profesional. Sin embargo en la mayoría de los empresarios y empresarias que todos conocemos de cerca, si se dan estas tres circunstancias, hablamos de PYMES y MICROPYMES, y a veces de una manera secuencial.





La titularidad es la base, creamos algo propio aportando medios económicos ( capital) o bienes, una entidad, una empresa, para emplearnos, para trabajar ( trabajo) y además somos los directores o gerentes de esa entidad, planificamos, decidimos, ejecutamos. En los autónomos de subsistencia el papel directivo apenas existe, en los segundos es tanto más creciente cuanto más crece la empresa, disminuyendo en la misma proporción el peso del factor trabajo propio. Por ello se ha identificado la figura de empresario con las funciones de dirección porque ha sido la visión tradicional, hasta que ha irrumpido el fenómeno autoempleo, y porque se entiende que el empresario como titular de la empresa es quien ordena la producción del resto de los factores capital y trabajo. Pero no debemos olvidar que hay empresarios que no dirigen pues tienen delegadas estas facultades en profesionales de la dirección.

Me interesa especialmente hablar de esta función “ la dirección” porque considero que es realmente lo que diferencia a un auto empleado de un empresario, y a un auto empleado de un verdadero emprendedor. La dirección implica obtención de información, filtro de esa información, análisis, toma de decisiones, planificación de las acciones a seguir, organización de los medios, ejecución, control, seguimiento y evaluación, todo ello orientado al crecimiento de mi empresa, a obtener la máxima rentabilidad en el uso de los factores, a obtener un hueco en el mercado, una posición ventajosa que permita mi supervivencia en el tiempo, y partiendo de las premisas de recursos limitados, tiempo limitado, competencia, etc.
Esta función se lleva a cabo de forma continuada, diaria por los empresarios-directivos, es lo que realmente define a una empresa, una filosofía de empresa, una forma de hacer las cosas, una cultura empresarial propia, en definitiva un estilo de dirección.

Y es aquí, en la forma de hacer empresa, en la de dirigir donde realmente hay diferencias entre hombres y mujeres, diferencias que en ningún caso pretendemos llevar al terreno de mejor o peor, si no al de la complementariedad, al de aprender unos de otros, las mujeres tenemos cualidades muy importantes para el mundo de la empresa, y estamos introduciendo cambios en las relaciones laborales, sociales y empresariales, que no debemos perder de vista pues enriquecen y además es lógico y justo que a medida que nos incorporamos a los núcleos de decisión, se tengan en cuenta nuestras formas de hacer y nuestros criterios, pues ahí es donde reside la verdadera igualdad.

Este estilo propio puede resumirse en conceptos como :

- Mayor accesibilidad y acercamiento en el trato con los subordinados
- Organización más horizontal
- Austeridad
- Delimitación del tiempo profesional y personal. Planificación
- Reuniones cortas y en horas de trabajo
- Humanización de la empresa
- Carácter conciliador
- Cooperación y trabajo en equipo
- Menos burocráticas
- Transparencia, comunicación fluida
- Trato personalizado


Algunos ejemplos de este estilo directivo los encontramos en empresarias de nuestra Asociación que alcanza las 300 empresarias, son ejemplos callados porque no se conocen, pero existen otras mujeres directivas que también incorporan estas pautas en la dirección diaria de sus empresas: Amparo Moraleda ( Presidenta de IBM España) Isabel Aguilera ( Directora General de Dell Computer España) Mar Raventós ( Presidenta de Codorniu) Magda Salarich ( Directora General de Citroen Hispania y Directora de Comercio y Marketing de la misma empresa para Europa)

Esta es pues nuestra visión del mundo empresarial actual, donde emprender, autoemplearse y ser empresario a veces se confunden porque los tres conceptos están presentes en una misma persona, otras simplemente se limitan a autoemplearse, algunas están emprendiendo toda la vida, y otros hacen de la empresa su profesión, su forma de vida. Todo ello es fruto sin duda, de los continuos cambios que experimenta nuestra sociedad, de la fuerte competitividad consecuencia de un mercado que no deja de crecer, de cambiar, de la globalización, de la sociedad de la información, de la creciente incorporación de la mujer a todos los ámbitos sociales.

Lo importante es tomar conciencia de lo que somos y de lo que queremos e ir a por ello con decisión, con empeño. MARK FISHER dice en su libro “ El millonario instantáneo” que si usted no sabe a donde quiere ir, lo más probable es que jamás consiga llegar a ninguna parte, y que las personas que pierden el tiempo esperando las condiciones perfectas para que todo encaje, jamás consiguen hacer nada. EL MOMENTO IDEAL PARA LA ACCION ES AHORA.


Fdo.: Mª Luisa de Miguel
COUNCIL-CONSULTORES

<Volver