lunes, 19 de noviembre de 2018

» Fondo documental » Detalle de documento


SEDE AVILÉS:
Plaza Pedro Menéndez, 3 - 3º B
33402 Avilés (Asturias)
Tel: 985 56 80 61
985 52 07 73
Fax: 984 05 28 13

Premio autonom@s 2005
"Empresa joven e innovadora"
FAPEA



Certificada con
el sello e-empresa
Empresa certificada con el sello e-empresa



Red Pacto Mundial
Naciones Unidas
Red pacto Mundial Naciones Unidas



Firmante del
Charter de la Diversidad

Firmante del Charter de la Diversidad



Web promovido por Aviles Ciudad Digital



28/11/2004
ARTICULO " : La responsabilidad tributaria tras la entrada en vigor de la Ley 58/03, Ley General Tributaria."

ARTICULO: La responsabilidad tributaria tras la entrada en vigor de la Ley 58/03, Ley General Tributaria.
Revista ASEM 2004
Autora: Mª Luisa de Miguel ( Abogada.Asesora de Empresas)

La entrada en vigor el 01/07/04 de la nueva Ley General Tributaria ha venido a introducir importantes cambios en materia de responsabilidad por las deudas tributarias que afectan al día a día de la gestión empresarial, y que deben por tanto ser tenidos en cuenta por los titulares y administradores de las empresas a fin de evitar posibles problemas futuros con la Hacienda Pública.
Por razones de espacio, nos limitamos a citar los principales supuestos, desarrollando esquemáticamente los más usuales.

Debemos comenzar distinguiendo los dos tipos de responsabilidad que pueden darse, SOLIDARIA Y SUBSIDIARIA, dejando sentado de antemano que el artículo 41.2 LGT establece que salvo que se diga expresamente otra cosa la responsabilidad será subsidiaria.

Resp. Solidaria: Se exige desde el momento de falta de pago por el deudor principal e implica que el responsable solidario puede ser requerido al pago por la totalidad de la deuda desde el momento en que el deudor principal no pague, convirtiéndose así en deudor tributario.
Por citar un ejemplo que conocemos todos, dos personas que compran conjuntamente un bien o derecho y no pagan el correspondiente Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, ambos serán deudores frente a la Hacienda Publica solidariamente, y ésta podrá exigir a cualquiera de ellos la totalidad de la deuda, si bien según el artículo 35.6 se podrá, para evitar la totalidad el pago, solicitar la división de la deuda facilitando todos los datos personales del otro deudor.

Resp. Subsidiaria: Para que se pueda exigir el pago de la deuda al responsable subsidiario es requisito imprescindible que previamente la Hacienda Publica agote todas las posibilidades de cobro frente al deudor principal, exigiéndose la declaración de fallido del deudor principal y responsables solidarios y el acto de derivación de responsabilidad al responsable subsidiario.

Supuestos de responsabilidad solidaria

1) Los que causen o colaboren activamente en la comisión de infracciones tributarias

Supuesto pensado para los Administradores de hecho o de derecho que activamente colaboran en la comisión de una infracción de la sociedad a la que representan, o de terceros que colaboran activamente en la comisión de una infracción tributaria por otro.

En estos casos y por el juego de los artículos 42.1.a) y 182.1 LGT responden solidariamente por la deuda tributaria y las sanciones.






2) Responsabilidad de los cotitulares o copartícipes de las entidades sin personalidad jurídica ( comunidades de bienes, sociedades civiles, herencias yacentes)

Por las deudas de una sociedad civil, por ejemplo, responden solidariamente la sociedad civil y sus socios, si bien a éstos Hacienda solo les puede exigir la parte de responsabilidad correspondiente a su participación en la entidad.
No obstante si estos partícipes han causado o colaborado activamente en la comisión de infracciones tributarias por la entidad, responden conforme al punto 1 anterior.

3) Responsabilidad del adquirente de explotaciones económicas

Se trata de los supuestos en los que una persona física o jurídica sucede en la titularidad o ejercicio de una actividad económica, por cualquier concepto, casos en los que el adquirente o nuevo titular de la explotación económica se hacen responsables solidarios de las obligaciones tributarias contraídas por el anterior titular y derivadas del ejercicio de dicha actividad.
El artículo 42.1.c) engloba supuestos como compra de negocios, traspaso de negocios, compra de sociedades, compra de activos que forman un patrimonio empresarial o una parte del mismo con autonomía para producir actividad económica, alquileres de negocios, entre otros.
No incluye supuesto de transmisiones mortis causa que se regularían por el artículo 39 LGT en los que no hay responsabilidad tributaria si no transmisión de la deuda salvo que la herencia se acepte a beneficio de inventario. Entendemos que tampoco incluye los casos de compra de las acciones o participaciones de una sociedad o de los supuestos de disolución de sociedades con cesión global de activos y pasivos o los de fusión, donde lo que existe a nuestro juicio es un supuesto de subrogación en la posición del deudor y no de responsabilidad solidaria.

Para evitar la responsabilidad solidaria el adquirente debe solicitar un certificado detallado de deudas ( art.175 LGT) con la autorización del titular explotación al objeto de comprobar las que existen y decidir si adquirir, adquirir descontando del precio las deudas reflejados o adquirir sabiendo que la responsabilidad que se adquiere queda limitada a lo incluido en dicho certificado. La Administración dispone de un plazo de 3 meses para emitir dicho certificado y si no lo hace en dicho plazo el adquirente queda liberado de la responsabilidad descrita en este apartado.

Es importante aclarar que para la limitación o exoneración de responsabilidad ( por no emisión en plazo del certificado) solo opera si el certificado solicitado es el establecido en el artículo 175 LGT no en el caso de los certificados ordinarios.

Este supuesto de responsabilidad incluye las sanciones.

4) Responsables en el procedimiento de embargo




Supuestos de responsabilidad subsidiaria

1) Responsabilidad de los Administradores de hecho y de derecho por la comisión de infracciones por las personas jurídicas. ( Art.43.1.a) LGT)

Se trata de una responsabilidad por el mero hecho de ser Administrador de hecho o de derecho, siempre y cuando no se haya causado o colaborado activamente en la comisión de la infracción puesto que en dicho caso opera la responsabilidad solidaria del art.42.1.a).
Asimismo el alcance de la responsabilidad es por las sanciones derivadas de dicha infracción.
De la lectura conjunta de ambos artículos parece deducirse que la Administración tributaria debe exigir primero la responsabilidad solidaria a los Administradores causantes o colaboradores activos y solo en el caso de que estos resulten fallidos iniciar el procedimiento de derivación de responsabilidad para exigirla de forma subsidiaria al resto.

2) Responsabilidad de los Administradores por el cese de actividades

En este caso los Administradores responden por las obligaciones tributarias devengadas y pendientes al cese de la actividad de la entidad a la que representan, si no han hecho lo necesario para su pago o hubieran adoptado acuerdos o tomado medidas causantes del impago.

3) Responsabilidad del gestor en los procedimientos de disolución, liquidación y concursales.

4) Responsabilidad de los adquirentes de bienes afectos al pago de la deuda tributaria teniendo como límite el propio bien adquirido.

5) Responsabilidad de los comisionistas y agentes de aduanas

6) Responsabilidad del contratista o subcontratista

Es sin duda esta la principal novedad de la LGT en materia de responsabilidad y de suma importancia ya que según el art.43.1.f) las personas o entidades que contraten o subcontraten la ejecución de obras o la prestación de servicios correspondientes a su actividad económica principal, por las obligaciones tributarias relativas a tributos que deban repercutirse o cantidades que deban retenerse a trabajadores, profesionales u otros empresarios, en la parte que corresponda a las obras o servicios objeto de la contratación o subcontratación.

El análisis en profundidad de este supuesto de responsabilidad requeriría un artículo en exclusiva, por ello nos limitamos aquí a apuntar algunos ejemplos donde podría darse esa responsabilidad, precisando que únicamente se exige por el IVA ( devengado - soportado deducible) y a las retenciones de profesionales, trabajadores y agrícolas en la parte que corresponda a las obras o servicios objeto de contratación o subcontratación no por el resto de deudas del contratado.


Asimismo la responsabilidad se elimina si el contratista principal- pagador en el momento de efectuar los pagos tiene en su poder un certificado ESPECIFICO donde conste que el destinatario del pago está al corriente de sus obligaciones tributarias con una antigüedad no superior a 12 meses.

Asi por ejemplo quien organice la celebración de una Feria o Evento y subcontrate el servicio de azafatas, el alquiler de stands, u otras actividades incluidas en la principal deberá contar con el certificado de estar al corriente de cada uno de las empresas contratadas por esas actividades en el momento de pagar a dichas empresas, si quiere evitar responder por las deudas de éstas relativas al IVA o retenciones derivados de la actividad o servicio contratados. Dicho certificado deber no ser anterior a 12 meses a la fecha de pago.

En el mismo supuesto estará una entidad que organiza un curso de formación y subcontrata al profesorado, o una empresa constructora que subcontrata la fontanería, pintura, albañilería y otras actividades propias de la actividad.

No vale cualquier certificación para eliminar la responsabilidad tiene que ser un certificado emitido conforme a lo exigido por el articulo 43.1.f).




Fdo.: Mª Luisa de Miguel
Asesora de Empresas
COUNCIL-CONSULTORAS

<Volver